comment 0

Épica profissom

Sabido es que los casos interesantes en la práctica periodística perdura a lo largo de años y decenios en la redacciones de prensa. Hubo un periodista que recorrió dos meses la taiga. Un reportero, siguiendo la corriente de un caudaloso río en una balsa, atravesó nuestro país desde sus fronteras meridionales hasta el Océano Glacial Ártico. Ha habido periodistas que descendieron a los cráteres de los volcanes en erupción, y otros que caminaron largas y agotadoras jornadas entre los hielos de ambos polos. 

Es una lástima que no sean periodistas los que narran la historia del periodismo. Por ello resultan tan aburridos, probablemente, los libros que tratan estos temas. Debería relatarse cómo gentes de una profesión inquieta y heroica, en ocasiones enviaron sus artículos desde ciudades en llamas o sitiadas, a la luz de las hogueras, escribiéndolos a veces sin apearse siquiera del caballo. Hubo periodistas que murieron víctimas de flechas envenenadas, que se ahogaron durante naufragios o se asfixiaron en el horno polvoriento de los simunes

El primer hombre que atravesó África, continente enigmático e inexplorado, fue un periodista. Y no está descartado que entre los primeros hombres que graben sus pisadas en la superficie de otros planetas figuren también los que pertenecen a las aguerridas huestes del periodismo.

Citaçom do prólogo do livro Reportaje desde el siglo XXI, dos jornalistas soviéticos M. Vasílev  e S. Gúschev, publicado em 1970.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s